Corporación Regional
de Desarrollo Productivo
Ejes Estratégicos
Energía
Capital Humano
Recursos Hídricos
Calidad de Vida
Internacionalización & Inversión Extranjera
Alimentario


Socios

Danko Ravlic: “A veces las personas se enamoran de su idea, sin pensar en las necesidades de sus clientes”

22-02-2017
  • El gerente de Proyectos de La Brújula Cowork es uno de los impulsores de esta instancia destacó la formación de ‘Academia Fase CeroÂ’, instancia creada para apoyar la formación de nuevas ideas de negocio

Emprender es una experiencia satisfactoria para todo aquél que la lleva por delante, sobre tras recorrer un caminar donde han debido ponerse de pie y tropezar en forma constante. Por momentos es un sendero incierto, donde muchas veces la persona no sabe dónde va, porque surgen dudas y el sueño de ser tu propio jefe es de dulce y de agraz.

En ese contexto, surgió en La Serena “La Brújula Cowork”, iniciativa que cuenta con el financiamiento de Corfo y que busca convertirse en el espacio donde los emprendimientos locales tienen la posibilidad de interactuar y recibir correcta asesoría. Sobre todo las iniciativas nuevas, que requieren un fuerte apoyo inicial para concretar esus metas.

Es por esto que 15 proyectos, con focos en innovación, trabajaron en el marco de la “Academia Fase Cero”, desarrollado por La Brújula, desde la formación  de la idea misma, la creación de un modelo de negocios apropiado y la presentación efectiva de los mismos.

Quien estuvo muy involucrado con este trabajo fue Danko Ravlic Torres, gerente de proyectos de La Brújula y quien definió las características de este proyecto. “Por mucho tiempo, estuvo la idea de que emprender sólo tenía que ver con las ganas de las personas, pero hay otros aspectos. Por ejemplo, cuando no logras validar tu producto con un cliente específico, quedan muchas ideas en el aire y hay muchas variables que deben controlarse. Lo que hacemos básicamente es ordenar el proceso y que hayan clientes dipuestos a pagar por una idea".

-¿Existen metodologías que permitan definir si un negocio va bien encaminado, o conocer si realmente satisface las necesidades de sus clientes?

“No sólo en el mundo, también en Chile, hemos avanzado en metodologías de emprendimiento. La filosofía de la validación busca que quien está muy enamorado de una determinada idea, no se lance a la piscina si no sabe si esta tiene agua, por decirlo en términos coloquiales. Las validaciones, antes de desarrollar una idea o de invertir una gran cantidad de dinero, es bueno identificarlas desde una primera etapa. En ese contexto, es bueno preguntarse ¿esto soluciona el problema de un eventual cliente? ¿O es sólo una idea loca? Si se valida que la idea funciona, es vital que desarrolle junto a su cliente una solución, más que imponerle algo. Lo que hacemos en estas academias es diseñar los productos en conjunto con los clientes”.

-¿Porqué hablamos de Fase Cero?

“Es el momento en que partes, porque  como cuando tú ya tienes un negocio, son fases más avanzadas. Nosotros trabajamos con personas que generalmente sólo tienen ideas. También hay gente que quiere emprender porque está de moda o muchas veces quieren unirse a otros equipo de trabajo que ya están en marcha. Lo bueno de una Fase Cero es que permite hacer todos los cambios necesarios sin que te signifiquen una gran cantidad de dinero”.

-¿Cómo puedes calificar al emprendedor (a) en la Región de Coquimbo?

“Creo que hay dos grandes tipos de emprendedores. Hay quienes lo hacen por necesidad y que persiguen hacer un negocio porque se quedaron sin trabajo y de esta forma poder sustentarse, lo que es muy común. En La Brújula Cowork hemos sido mandatados, y eso es muy bueno que así sea, para que nos fijemos en los emprendimientos que quieran aprovechar una oportunidad de negocio y crecer. Por ejemplo, es muy común ver emprendimientos con una base digital por ejemplo, proyectos que conectan oferta con demanda  y que podrían llegar a impactar, y varios de estos han tenido lugar en la academia, ya que tienen su sello distinto y no son más de lo mismo. No es malo que haya más de lo mismo, porque si sabes que en tu sector no hay panadería y tú te instalas con una, podría irte muy bien, pero nosotros nos fijamos más en el foco de la innovación y en lo digital. Lo digital escala mucho más rápido y es fácil hacerlo crecer, sobre todo con aplicaciones, ya que en base al mismo esfuerzo pueden haber millones de descargas. La idea es apuntar al crecimiento”.

-¿Son los jóvenes los más interesados en emprender, o es más transversal?

“Es transversal, pero cada vez son más los jóvenes. Por ejemplo, en la región, el emprendedor (a) tiene un promedio de 42,5 años, que probablemente tiene una familia, deudas, un crédito hipotecario y un montón de cosas que pagar. Por tanto, los riesgos que asume son mucho mayores. No así cuando estás saliendo de la universidad, donde estás dispuesto a emprender, arriesgarte. A lo más te pelearás con tu polola o algo parecido, pero no perderás tanto. La verdad es que nos alegra que la gran mayoría de las personas que se nos acercan sean jóvenes, lo que muchas veces determina que éstos sean más innovadores”. 3801i

CONOCER A LA BRÚJULA COWORK

La Brújula Cowork es un espacio de trabajo, como los antiguos cibercafés, pero aquí se arrienda un espacio por día, por hora, por semana o por mes. Pero a veces, hay personas que como recién se están iniciando en el emprendimiento, resulta muy caro conseguir un espacio. Por ende, este lugar, ubicado en Cisternas 1960 (Edificio Vita), es una excelente alternativa.

“También contamos con una segunda alternativa, que es asesorar proyectos con financiamiento público. Corfo financia cerca del 80% de este proyecto, por tres años. Si desean acercarse, no duden en hacerlo, porque nuestra asesoría es gratuita. Lo que hacemos es ayudar a levantar financiamiento de Corfo, con capitales semilla que pueden llegar a ser de 15 a 20 millones. Además, hay otras iniciativas con fondos del Estado que existen, y queremos apoyar el acceso a este financiamiento”, destacó Danko Ravlic.


Más Noticias